Religión

Una eucaristía distinta se realizó este domingo en la Catedral San Mateo de Osorno

20 de febrero de 2018/SANTIAGO Durante esta jornada y hasta el viernes en la Nunciatura Apostólica, el arzobispo de Malta, Charles Scicluna, realiza una serie de entrevistas a los intervinientes interesados en aportar antecedentes sobre el Caso Barros. FOTO: LEONARDO RUBILAR CHANDIA/AGENCIAUNO
25Vistas

Una eucaristía completamente distinta se realizó este domingo en la Catedral San Mateo de Osorno. La esperada misa de reconciliación. Oficiada por el administrador apóstólico Jorge Concha Cayuqueo, quien remplaza por orden papal al obispo Juan Barros, contó con la participación del Arsobispo de Malta Charles Scicluna y Jordi Berttomeu, ambos enviados por el Papa Francisco.

La ceremonia, congregó a los diferentes sectores de la sociedad católica de Osorno, incluyendo a las organizaciones laicas que mantuvieron la postura más dura para lograr la salida de Barros.

Sin embargo, el minuto más destacado y que marcó el cambio en la comunidad religiosa de Osorno, se produce con los tres sacerdotes pidiendo perdón a nombre del Papa.

Al término de la liturgia, las reacciones se vieron matizada por al Agrupación de Laicas y Laicos de Osorno, quienes agradeciendo el gesto de la iglesia para con los fieles, pero como como comunidad católica organizada continuarán con las acciones legales para establecer las responsabilidades jurídicas de los sacerdotes acusados.

Por último, desde la Iglesia Católica monseñor Charles Scicluna, deja una declaración pública al culminar su misión pastoral en Osorno.

“Vinimos aquí para comunicar la cercanía del Santo Padre, el Papa Francisco, al pueblo amado de Chile, y en modo particular al pueblo de Osorno. Para monseñor Jordi Bertomeu y para mí fue una experiencia profunda de Dios el encontrar tantas comunidades parroquiales, tantas personas que han tenido la generosidad de compartir con nosotros sus heridas, experiencias dolorosas, así como también sus esperanzas y amor por la Iglesia en Osorno.

Agradezco a todos por tanta buena voluntad, por tanto amor por la Iglesia de Jesucristo y por el deseo de una gran mayoría de una reconciliación verdadera, que no se logra con una misión de pocos días, sino que es un don de Dios que debe ser acompañado de un proceso largo, que requiere paciencia, generosidad, fortaleza y humildad.

Al finalizar este mensaje, le deseo a monseñor Jorge Concha, Administrador Apostólico de esta amada diócesis de Osorno, todo bien en su misión de servir al pueblo de Dios que anhela la unidad y que busca ser testimonio verdadero del gozo del Evangelio”.

Finaliza fraternalmente S.E. Monseñor Charles Scicluna Arzobispo de Malta en Misión Pastoral Osorno.

Leave a Response